01-progetto-zona-fluviale-Gatjdenpark1-630x357La segunda ciudad más importante de Holanda se encuentra a la cabeza del movimiento “ciudades del delta”. La relación de la ciudad con el agua ha pasado de suponer una amenaza a ser el centro de nuevas oportunidades.

El movimiento de adaptación al cambio climático ya está en marcha. Ciudades con una clara relación con el agua, como Rotterdam, Copenhague o Nueva Orleans , lideran un nuevo reto para hacer frente al desafío de posibles situaciones devastadoras.

En Rotterdam (la segunda ciudad más grande de Holanda después de Amsterdam, y con uno de los puertos más importantes del mundo, y el puerto comercial más grande de Europa), la relación entre la ciudad y el agua se ha convertido en prioritario. De hecho, uno de los objetivos fundamentales es permanecer atractivo y sólido desde el punto de vista económico y social, a pesar que el ochenta por ciento de la ciudad, en el corazón del delta Rin-Mosa-Escalda, está por debajo del nivel del mar. Esta realidad tiene un impacto significativo en el mantenimiento del sistema de agua urbana. Durante años, ha estado trabajando en la manera de vivir en armonía con el agua y sus efectos. Su plan de acción para la primera inundación se remonta a 2001. Comenzó a ser implementado en el año 2005 y fue acompañado por un documento que proporciona una línea de proyectos públicos hasta el año 2035. En 2007 Rotterdam lanzó un nuevo plan de acción, que cuenta con una estrategia de adaptación, que se completó en 2013.

Jorg Pieneman, director del “Programa de Agua” (ver pdf adjunto) para la ciudad de Rotterdam, pone el acento en la búsqueda del conocimiento científico, la puesta en marcha de planes de acción a corto plazo y la formación de profesionales . En ésta línea, estaría la construcción de Plazas de Agua:  espacios públicos reconstruidas a partir del uso del agua y la perspectiva social. Asimismo, la eliminación de los pavimentos de las zonas públicas y privadas y la instalación de techos verdes, con el fin de interceptar, frenar y dirigir cada gota de agua, garantizando una ciudad en consonancia con el medio ambiente.

Partiendo de este nuevo enfoque,  Rotterdam tendrá su primer ‘bosque flotante’ en 2016: una colección de veinte árboles que estará flotando en el Rijnhaven, una dársena del puerto de la ciudad, a partir de marzo 2016.

rotterdam_jorg_pienemann

Bosque Flotante

 

NoticiasLa segunda ciudad más importante de Holanda se encuentra a la cabeza del movimiento 'ciudades del delta'. La relación de la ciudad con el agua ha pasado de suponer una amenaza a ser el centro de nuevas oportunidades. El movimiento de adaptación al cambio climático ya está en marcha. Ciudades...paisajistas españa