Fotografía: Adrià Goula

La Plaza Mayor de Ódena, creada mediante la remodelación del antiguo centro de la ciudad de Ódena, se basa en una nueva estructura que organiza y define el espacio público con los criterios de simplicidad y claridad formal. El proyecto extendió un pavimento uniforme de piedra en todo el área, en el que los vehículos y las personas pueden coexistir, dando prioridad a este último.

Un cambio de paradigma. Antes de su remodelación, la Plaza Mayor de Ódena no era, de hecho, una plaza, sino simplemente el cruce donde las seis calles principales que cruzaban el antiguo centro de la ciudad se cruzaban y convergían. Esta condición, agregada a la fuerte pendiente, entre los extremos norte y sur, convirtió el lugar en una disposición ad-hoc de cruces de carreteras que dejaron algunos espacios pequeños, dispersos y aislados. Por lo tanto, la ciudad estaba muy dividida y obstaculizaba en gran medida el desarrollo de la vida comunitaria.

 

Fotografía: Adrià Goula

Para invertir la imagen de un cruce de carreteras donde los automóviles fueron los protagonistas y dejaron los espacios urbanos restantes a los peatones, el proyecto extendió un pavimento de piedra uniforme en toda el área afectada

 Para resolver cambios de nivel importantes y lograr áreas con pendientes más suaves, para usar como lugares de reunión (principalmente frente a la Iglesia y el Ayuntamiento), se utilizó y desplegó un sistema común en todo el espacio en forma de descansos o escaleras. Estos nuevos lugares, a su vez, se convierten en plazas compartidas, parques infantiles, espacios de reunión y puntos de encuentro. El resultado es un espacio público continuo, bien conectado y esencialmente vacío

La ciudad de Òdena se encuentra en el límite entre dos formaciones geológicas: gres y marga. El encuentro entre ellos favorece la presencia de tiza, un material que caracteriza la geología del lugar. Hay una cantera de este mineral en Òdena, explotada desde el siglo XIX, y todavía activa en la actualidad. El castillo y el recinto amurallado del municipio, fechado en el siglo X, se encuentran en un montículo de esta piedra que se obtiene como material de construcción predominante. Este mineral, con sus típicos tonos gris blanquecinos, es una referencia a la ciudad y está estrechamente relacionado con su paisaje, su historia y su desarrollo social.

Sistema expandible. Pautas para futuros espacios públicos.

La situación económica de los pueblos pequeños como Òdena no les permite dedicar muchos recursos al mantenimiento del espacio público, por lo que, debe asegurarse  que la funcionalidad buscada, la calidad de Los materiales, las soluciones técnicas propuestas y su implementación tengan  el mayor éxito posible, a fin de garantizar un buen uso, buena durabilidad y bajos costos de mantenimiento. En definitiva, desarrollar un sistema de intervención en el espacio público (pavimentos, muebles, iluminación, árboles, instalaciones, puesta en marcha, etc.) que podría extenderse, en el futuro, a otras calles del núcleo urbano.

Más Información en el siguiente ENLACE